13 de septiembre de 2009

Contraatiempos de la vida (3)

Mi padre al final murió feliz y contento (Donde el quería estar, junto a ellos). Yo tenía 19 años cuando aquello ocurrió, ya hacía 4 años desde lo de mi madre y mi hermano. Ya no sentía dolor, ahora era mediana mente feliz. En esos 4 años no había tenido ninguna relación, nada, ya que no estaba para enamoramientos. Además de que había madurado.

Seguí con a costumbre de llevarles rosas a mi familia, pero ahora eran tres. Y ya no eran azules, si no blancas.

Volvía a sonreír, empecé a recuperar los amigos que estuvieron a mi lado y que los aparté. Volví al mundo. Deje de llorar todas las noches y de mirar tan repetidamente el álbum de fotos que estaba desgastado, de escuchar la misma canción que me cantaba mi madre (Pocahontas) y volví a escuchar la música que había abandonado porque era la favorita también de mi hermano (rap). Lo deje todo y lo volví a recuperar. Volví a ser yo... o al menos lo que quedaba de mi.

Y acabé siendo feliz, encontrado esa felicidad que creía que había perdido para siempre. Me enamoré y cree la familia que siempre quise tener. Pero me entristecía a veces porque sabia que no iba a poder compartirlo con los que había crecido y los que me habían visto crecer, los que me amaron, los que me habían enseñado lecciones de la vida. Y les maldije un par de veces, porque nadie me enseño a como curar las heridas, a que hacer cuando pierdes a alguien importante para ti.

Y de negras a azules, de azules a blancas, y de blancas a rojas.


Como la sangre de mi corazón .
n n n Volví a encontrar la felicidad.
(Pasaros por mi nuevo blog:

5 comentarios:

Carlos dijo...

Bueno... Si estaba más entre ellos que entre nosotros quizá está mejor al otro lado. Bonito final, me alegro de que recuperase su vida y pudiera volver a ser ella misma o, al menos, en parte.
Me gusta el texto.
Un beso
Carlos

VeRoNiKa ♫ VeCa ♪ LiFe dijo...

Creo que al final del camino siempre llegara la luz en todo sentido... habra que pasar momentos de tropiezos y de oscuridad perooooo ahi al final del camino siempre hay una luz que nos guia.

Salio adelante y siempre habra momentos de nostalgias en nuestras vidas sobre todo por no tener a los que se nos fueron, me pasa con mi nona!! como me gustaria que disfrutara estos momentos que vivo. En fin...
Debo admitir que me saco lagrimas, nose si porque ando sensible saray o porque tiene tanto sentimiento que senti ser por un momento aquella persona. Te leo.

Un saludo del otro lado del charco

VeCa

Eme dijo...

Ahora lo siento cada vez mas azul*

besosdulces*

.Amazonica dijo...

La felicidad llega a ti si estas dispuesto a ir por ella :)

un beso

Fractured hand. dijo...

Una rosa roja cura cualquier cosa ;)